domingo, 12 de febrero de 2017

GESTIONANDO LA PACIENCIA CON NUESTROS HIJOS


¿Cómo podemos conseguir ser más pacientes? ¿Cómo conseguir esa paz para hacer y esa ciencia para saber como hacerlo? ¿Cómo enseñar a nuestros hijos a ser pacientes?

  1. No tener prisa, recordar que las prisas son un gran enemigo de la educación y por supuesto de la paz. Tanto si lo vamos hacer nosotros, como si es algo que les pedimos a nuestros hijos, hacerlo siempre con tiempo suficiente, es mejor que os sobre que no os falte tiempo y os pongáis nerviosos y perdáis la paciencia.
  2. Ser agradecidos, dar las gracias cuando hacen algo, felicitarles, no pensar siempre que es su obligación. Cuando uno es agradecido, saber ser más paciente y tolerante, porque valora a las personas y  valora su esfuerzo y su trabajo, valora lo que cuestan las cosas. Enseñar a vuestros hijos a ser agradecidos con vuestro ejemplo y os lo devolverán.
  3. Respeto y tolerancia, respetar como son, ser un poco tolerantes y comprensivos, a su edad no pueden hacer todo igual que nosotros. A veces no tiene nuestros mismos gustos, ni nuestras mismas habilidades o necesidades. Animar a que hagan las cosas, a que las aprendan, pero respetando su forma de ser. 
  4. Saber escuchar, parar por un momento nuestra acelerada vida y escuchar a los hijos, dialogar, saber que sienten, que les pasa, que les gusta, en definitiva  conocerles un poco más para empatizar mejor y ser más pacientes. 
  5. No hacer , ni pedir demasiadas actividades al mismo tiempo, una cosa después de la otra, poco a poco para poder hacerlo bien. Eso si aseguraros de que nos han escuchado y entendido. Mi consejo dar las ordenes mirándoles a la cara no a distancia, que se suelen perder por el camino. Supervisar la ejecución de las ordenes, siendo conscientes de los puntos anteriormente expuestos.
  6. ¡Sonreír!, no perder nunca la sonrisa y el buen humor, recordar el refrán "A mal tiempo buena cara" las cosas con alegría y sonrisas salen siempre mejor. En un ambiente alegre siempre hay paz.
  7. Ser buen ejemplo, recordar que somos siempre ejemplo  para nuestros hijos, ellos nos imitan y nos copian en todo, que sea siempre lo bueno. ¡Cuidado con nuestros nervios y enfados! porque luego también los imitan.
  8. No interrumpir, escucharles, dejarles que nos cuenten, enseñarles a escuchar a los demás, a no interrumpir conversaciones, a saber esperar su turno.  No interrumpir su  actividad cuando están concentrados. A veces están entretenidos en algo y se nos ocurre cambiarles de actividad, lógicamente les va a costar obedecer y puede que nos hagan perder la paciencia. Es mejor avisarles con tiempo de ese cambio.  
  9. Dedicarles tiempo, dedicar tiempo de calidad y a poder ser en cantidad a los hijos, estar con ellos, sin prisas, sin mirar el reloj continuamente, ni el móvil, eso les pondrá también nerviosos y sentirán que ellos, que no son tan importantes para vosotros.
  10. Humildad, nosotros tampoco somos perfectos al igual que ellos. Todos tenemos que aprender de todos y necesitamos tiempo, tiempo para aprender, tiempo para practicar, tiempo para mejorar.

La paciencia empieza por uno mismo  
y consigo mismo.



Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario